1/29/2007

Más nieve que en toda mi puta vida

Eso es lo que vi a lo largo de todo el domingo.Sí, ya se que los del sur somos unos cagaos que vemos tres copos de nieve y ya creemos que es el fin del mundo.Pero esta vez el sentimiento estaba justificado.Resulta que despues de un agradable fin de semana en un poblacho de Almería hay que volver el domingo a Murcia.¿Hacemos lo lógico y cogemos la autovía que casi cruza la costa y va directa y además es lo más rápido?¿O nos ponemos en plan chulo y tiramos al norte hacia Granada con más de cien kilómetros de carreteras secundarias para coger otra autovía que cruza una serie de puertos de montaña y es un trayecto mucho más largo? Respuesta sencilla, la segunda opción.
Por supuesto, el hecho de que el temporal estuviese en su momento álgido precisamente en varios puntos del segundo recorrido no hizo sino envalentonarnos más.Después de ver como en la tele y en internet avisaban de los problemas que había por Seron, Baza, Chirivel y Velez Rubio escogimos adecuadamente un camino que pasara por todos ellos, con dos cojones.Un pequeño ejemplo de la carretera.



Aquí una pequeña parada justo antes de Baza a punto de coger la autovía.

Pero eso no era nada comparado con lo que encontramos al llegar a la autovía.Precavidos como eramos por naturaleza, mi hermana llamó a la guardia civil para preguntar por el estado de la autovía Baza-Murcia a lo que respondieron que transitable pero con precaución.Cojonudo, entonces, eso de la precaución debía ser algo que decían siempre que el tiempo no era perfecto, pensábamos que qué exagerados.¡Y un huevo exagerados!Lo que pasa es que se quedaron cortos!¡Madre mia que acojone! Llegó un momento en que la carretera empezó a estrecharse de modo que en una autovía de dos carriles apenas cabía un coche completamente rodeado de nieve, a la izquierda con montones que llegaron a alcanzar los dos metros de altura y a la derecha sin ver los quitamiedos durante incontables kilómetros.Más estrecho aún que esos famosos tramos en obras de la M-30, oigan.
Aquí una foto de unos de los tramos buenos.De los malos no tengo, se me olvidó hasta hacer fotos de la impresión.

Y ésta fue la foto estrella, no menos de cuatro cámaras inmortalizaron el momento en los minutos que fui testigo.


Lo dicho, que creo que ya he cumplido mi cuota de nieve para los próximos cinco años, al menos.

PD:y lo realmente jodido es que casi toda mi ropa(y la de todos) no era precisamente invernal.

2 comentarios:

GeTzSeMaNe dijo...

Bueno, eso es que es un temporal en condiciones, ahí damos permiso para el acojone y lo que sea.
Sin embargo mis padres bajaron a madrid desde burgos el domingo y la carretera impoluta, llenita de sal para evitar placas de hielo, con sus montones de nieve a los lados pero lo que era el asfalto... perfecto.
La próxima vez haced caso al sentido común....

Flashy dijo...

es que somos de la costa del mediterraneo, no creo que esté en nuestros genes el contemplar semejante cantidad de nieve.Lo mio es el solecito, el viento(no mucho) y la lluvia (aun menos)

el dia que haga mi idealizado viaje a los fiordos noruegos tendré que mentalizarme por anticipado
salut