5/19/2008

Sentido y Sensibilidad

Durante el último año en la televisión inglesa se han dedicado a realizar una serie de adaptaciones de libros de Jane Austen, con mayor o menor éxito ,si nos fiamos de las puntuaciones de la imdb (aunque no la han hecho de "Orgullo y Prejuicio", las posibles comparaciones con la cuasi obra maestra que es la miniserie de 1995 les deben haber tirado para atrás).En la guantera tengo "La Abadía de Northanger" y "Persuasión" a la espera de leerme los libros, pero la que no se ha escapado es la miniserie de "Sentido y Sensibilidad".
Y oigan ustedes, se trata de una gran adaptación.La historia de las jóvenes hermanas Dashwood despues de ser desalojadas de su hogar al morir su padre por culpa de una ley que obliga a que la herencia se transmita por el lado masculinos , y sus consiguientes enamoramientos (no olvidemos que esto es una historia de Jane Austen), como decía esta historia queda muy bien plasmada en el formato de tres episodios de una hora cada uno de modo que se sigue bien la trama de las dos hermanas;algo en lo que falla la muy famosa adaptación cinematográfica de 1995 con Emma Tohmpson (demasiado,demasiado vieja para el papel de Elinor) y Kate Winslet en donde la historia se centra demasiado en la hermana mayor.

Pero lo importante es que está bien realizada,no han hecho ninguna barbaridad con el guión, los lugares de rodaje están muy bien escogidos (desde luego Norland Park da la sensación de ser una propiedad digna de arrojar a la miseria a los parientes para poder tenerla) y los actores lo hacen de puta madre.En particular las dos protagonistas que bordan los papeles de la sensata Elinor y la dada a sentimientos exagerados Marianne ; de los tres protagonistas/enamorados supongo que destacaría al tipo que hace de Coronel Brandon, los otros dos simplemente no desentonan mucho.Y el personaje de Fanny Dashwood tampoco está mal dibujado, verla en pantalla y desear que le caiga un piano encima es automático.
Vamos, que he disfrutado viéndola más que un tonto con un globo.

PD:¡Janeitas del mundo, unios!