9/04/2007

Billy Wilder, el arte de la ironía.

El libro escrito por darío Colmenares Millán pretende ser una biografía del gran Billy Wilder.Y digo bien, pretende, pues más que una biografía lo que hay es un esbozo de su niñez, su juventud y sus años como joven periodista hasta llegar al momento en que se dedica plenamente al mundo del cine, primero como guionista fantasma en docenas de películas, luego como guionista acreditado y finalmente como director.Es a partir de este momento en el que la narración pasa de ser una biografía normal a una cinematográfica en la que, salpicada de anécdotas, vamos repasando una a una las películas en las que participó, sus coguionistas y algunos de sus actores (a destacar las breves páginas en las que habla de Marilyn Monroe y las dos películas que hizo con el maestro Billy).

Realmente es curioso enterarse de que algunas pelis suyas que considero obras maestras él mismo no estaba muy contento con ellas, como por ejemplo "Primera plana" de la que el mismo Wilder admitió que era un error haber realizado ese remake o "En bandeja de plata" que no deja de ser una versión de "La extraña pareja", film que Wilder no pudo hacer por no tener los derechos (y es bastante curioso que se hiciera dos años después de "En bandeja de plata" con los mismos protagonistas que tenía esta, a saber Jack Lemmon y un inmenso Walter Matthau).

El regusto que me ha quedado después de esta pequeña lectura( ¡apenas 150 páginas!) es el del ansia por ver las pelis de Billy Wilder que aun no he podido visionar.

Y ya que estoy, aquí va mi ranking personal de pelis de Billy Wilder:
3.El apartamento.
2.Primera plana.
1.Uno, dos ,tres
Con la mención honorífica a "En bandeja de plata", cuyos minutos finales con Walter Matthau son de lo mejor visto nunca en pantalla (bueno, tal vez el mejor monólogo visto en pantalla).
Creo que se nota que soy más de comedias que de drama.

2 comentarios:

Marc dijo...

Y "Some like it hot"? (paso de escribir ese el título en español digno de Lesli Nilsen)
Salut!

Flashy dijo...

un honorable cuarto puesto, diria yo

lo que pasa es que al estar tan sumamente vista y vista otra vez quizá la valore un poco menos