9/10/2007

El asesinato como diversión

En pleno agosto aparece un hombre vestido de Papá Noel en una de las principales calles de Nueva York.Nadie parece hacerle mucho caso, pensando simplemente que es una artimaña publicitaria, nadie se fija realmente en su apariencia.Del mismo modo entra en un edificio, siendo tan vistoso que pasa desapercibido, llega a una oficina y asesina a su ocupante.Acto seguido se marcha igual de facil que ha llegado.
Así comienza Fredric Brown esta novela de finales de los 40, pero hay más, mucho más:varios otros asesinatos cuya única relación entre ellos es un guionista de culebrones de la radio, mujeres fatales (dos de ellas, nada menos), policías simpáticos y policías no tan simpáticos y sobre todo mucho pero mucho alcohol.Ya lo resume perfectamente la portada, un delirante cóctel de humor,suspense,borrachera y pesadilla.

He de admitir que empecé a leer el libro con un poco de escepticismo, pues de el autor solo habia leido cosas de ciencia ficción, en concreto sus relatos cortos (y solo una novela) y no sabía qué esperar de ésta.Tengo que admitir que, sin llegar a entusiasmarme, sí que me ha dejado con más ganas de leer más novelas negras del bueno de Fredric, cosa que por el momento parece ser dificil al ser estas casi inencontrables.

Resumiendo, uno de los mejores libros que me han prestado este año.

1 comentario:

Conner Kent dijo...

pues tomo nota porque estoy acabando uno y no sab�a cual empezar, tiene buena pinta.